Odontología general:

Solucion de los problemas primarios del paciente como patologías por caries, malformaciones, traumatismos… también se incluye la odontología preventiva, la que posibilita reducir los tratamientos a medio-largo plazo, sellando fisuras, obturaciones y endodoncias.

 

Prótesis Dental:

Sustitución de dientes que faltan o tengan problemas. Da muy buenos resultados estéticos y recuperan funcionalidad, recuperando salud y belleza. La pérdida de dientes puede estar causada por caries, traumatismos o diversas causas y las consecuencias son muy variadas: atrofia ósea, pérdida del punto de contacto, alteración del plano ocusal, sobrecarga de los dientes remanentes, problemas en la articulación tempomandibular. La prótesis puede ser unitaria (un diente), parcial (varios dientes) y completas (todos los dientes).

 

Implantología:

Es la mejor opción cuando se pierde un diente, además de una forma indolora, positivo estéticamente y sin dañar los dientes. Es la única opción de mantenerlo y devolverle la función (masticación, estética, etc.), la colocación de implantes osteointegrados.

En este caso, no sólo se restaura la parte externa, sino que también su raíz. La sustitución puede ser de un solo diente a todos los de la boca. Debe ir acompañado de periodoncia, ortodoncia… Esta área, es una de las que más evolución ha tenido, sobre todo a nivel de materiales y técnicas.

Hay varias opciones: implantes Fundas, Implantes Ortodoncia Periodoncia, Implantes con sus fundas, microimplantes (microtornillos), Fundas Unitarias, Puente sobre Implante, Prótesis de Arcada Completa.

 

Estética Dental:

En la actualidad, existen muchas maneras de actuación a la hora de mejorar tu sonrisa. Es habitual que la intervención en este apartado sea multidisciplinar (ortodoncia, periodoncia, prótesis y operatoria dental).

Pueden ser:

- Blanqueamiento dental: método inocuo y conservador para mejorar el aspecto de tus dientes. Dependiendo de la coloración natural de cada persona, los efectos del blanqueamiento varían. Su principal ventaja es que en una visita se lleva a cabo el tratamiento completo (aunque hay sesiones de refuerzo) y los resultados son inmediatos. El inconveniente es que aparece una sensibilidad después de realizar el tratamiento pero desaparece con el tiempo. La durabilidad del tratamiento es variable y depende de los hábitos de cada paciente.

- Restauraciones con composite: son empastes estéticos o blancos y están compuestos por una resina. Debido a los avances tecnológicos, hoy en día, se puede reconstruir dientes anteriores y empastar molares sin que se aprecie a simple vista. Se coloca y modela sobre el propio diente hasta conseguir color y forma deseados.
Es una técnica no agresiva, reversible, indolora y se realizan en una sola sesión por arcada (con revisión anual). Su inconveniente, es que al pasar los años cambian de color ligeramente.

- Carillas de porcelana: son finas láminas de porcelana que se adhieren al diente imitando el aspecto del diente. Son duraderos y al ser de cerámica, no cambian de color, pero hay que tallar mínimamente el diente y necesita varias sesiones. No se pueden retocar en la boca. Aunque no cambie de color, la fractura de la porcelana u otros inconvenientes pueden llevar a cambiarlas con el paso del tiempo.

- Coronas (fundas) de metal, alúmina, zirconio o cerámicas: es un recubrimiento total del diente. Se colocan sobre el diente como protección, porque están desgastados o debilitados. Permiten modificar la forma y colocación del diente (nivelarlos, corregir rotaciones, alienarlos…). No cambian de color y estéticamente son muy positivas. Aunque se necesitan 2-3 sesiones porque hay que tallar el diente mucho más que las carillas.

- Ortodoncia estética: puede ser una ortodoncia con brackets estéticos (más utilizados y pueden ser cerámicos, de fibra de vidrio o plásticos…) o una ortodoncia fija lingual (similar al anterior. Más molesto al principio y puede provocar rozaduras)

- Cirugía estética periodontal: intervenciones a nivel de encías y mucosas, poco agresivas que producen visibles cambios estéticos. Pueden ser: alargamiento coronario, injertos de recubrimiento, injertos de aumento de volumen.

 

Ortodoncia:

Consiste en corregir el alineamiento de los dientes, patologías de malposiciones dentarias y las alteraciones esqueléticas maxilar y de mandíbula. Mejora tu sonrisa estéticamente y a nivel funcional y hace que tu imagen sea más armoniosa.
Se pueden usar aparatos removibles o fijos (brackets) y en la actualidad, aparatos casi invisibles. Cuanto antes se descubra la alteración, más sencillo será su tratamiento. Se pueden utilizar en niños a partir de los 4 años.
Cada caso requiere un tipo de tratamiento diferente: ortopedia dentofacial, ortodoncia fija con brackets autoligables o estéticos, ortodoncia invisible (removible transparente o técnica lingual, todos los alambres y brackets se colocan en la cara interior de los dientes), brackets blancos, aparatos removibles (de quita y pon).

 

Profilaxis:

Limpieza dental profesional. Es el método preventivo del procedimiento odontológico.
Su principal objetivo es limpiar superficies dentales retirando sarro por medio de ultrasonidos, remoción de manchas dentales y pulido con pasta abrasiva y eliminación de la placa dentobacteriana.

Las consecuencias de no hacerlo, pueden ser, sangrado de encías, movilidad de los dientes, infecciones y mal aliento.

Existe la creencia de que con hacerse una limpieza dental de vez en cuando basta, y no es así. Se debería hacer una profilaxis cada 6 meses, pero esto no es suficiente para combatir caries y otras infecciones. De ahí la necesidad de mantenerla sana mediante buenas condiciones higiénicas a diario.

 

Odontopediatría:

Odontología dirigida a niños menores de 14 años.

Se trata de prevenir y tratar sus problemas dentales, tanto de los dientes temporales como de los permanentes.

Los niños requieren de cuidados especiales, por lo que, ofrecemos profesionales especializados en este campo. Si los niños comienzan a ir al dentista a edades muy tempranas, 2-3 años, se habitúan, pierden el miedo tan común a los dentistas y aprenden a cuidar de su higiene bucal desde pequeños. Los problemas habituales a estas edades, pueden ser, caries, malformaciones en los dientes, traumatismos, hábitos de higiene, problemas de tejidos blandos y articulación temporomandibular, entre otros.

 

Cirugía:

A veces, la cirugía es la solución a ciertos problemas dentales. En este campo existen distintos campos:

Cirugía Maxilofacial: consiste en corregir trastornos o enfermedades de boca, mandíbula, cara y cuello, mediante cirugía. Engloba la cirugía estética de nariz y ojos, cirugía de articulaciones temporomandibulares y, por último, la cirugía oncológica de boca, cara y cuello. Va desde pequeñas intervenciones (implantología) a intervenciones mayores como, tumores, quistes maxilares o glándulas salivares. El especialista corrige deformidades dentofaciales y de la reconstrucción de los maxilares.

Cirugía Ortognática: corrigen defectos que afectan a la posición dentaria y ósea de los maxilares. Este campo es interdisciplinar ya que intervienen la ortodoncia, cirugía ortognática, prótesis y periodoncia.

Cirugía Estética Periodontal: intervenciones a nivel de encías y mucosas, muy poco agresivas que producen grandes cambios estéticos a menudo.

Implantes Dentales: esta técnica sustituye a la raíz del diente. La intervención consiste en colocar una pieza de titanio con una rosca en el interior para atornillar el pilar que soportará el diente, una funda.

Sedación Consciente: el miedo al dentista puede superarse a través de la sedación consciente que consiste en disminuir el nivel de consciencia. El paciente responde a estímulos pero no recuerda lo ocurrido durante la intervención. Los fármacos no duran demasiado por lo que, una vez terminada la intervención, el paciente se recupera rápidamente.